MESA DULCE ESTILO CAPERUCITA ROJA PARA EL CUMPLEAÑOS DE DÀLIA

Y llegó el segundo cumpleaños de Dàlia, y no paro de repetirme qué rápido pasa el tiempo… Parece que fue ayer que estaba en el hospital, sujetándome a una mesa contracción tras contracción. Y ahora tengo un bichito precioso que nos llena la casa de alegría! Así que no podía hacer nada menos que una mesa dulce inspirada en su cuento favorito por el momento. La Caperucita Roja.

Cómo ya visteis en las fotos que os colgué en el post de la sesión de fotos que le hicimos disfrazada de caperucita, la mesa dulce de su cumpleaños no podía estar inspirada en otra cosa. Así que escogimos elementos que forman parte del cuento. Debía recordarnos el bosque, el cesto con el que lleva la merienda a su abuela, el rojo que forma parte tan indispensable de ella,…

 

 

 

La composición

Así que, hicimos una guirnalda que envolvía la pared con las ramas de pino que utilizamos en Navidad con luces tipo string lights para enmarcar la mesa. Utilicé una sábana blanca para hacer de fondo (detrás hay una ventana y quería taparla) y un mantel gris con bandas en tela de saco, para dar contraste. Pusimos su nombre y el número 2 en madera colgados en medio. Esta era la base para trabajar de fondo.

La comida

Luego empecé a buscar inspiración en Pinterest sobre comida que podía preparar sin tener mucho trabajo, ya que iba a hacer yo misma el pastel. Y encontré alimentos que sin nada, o con muy poco, ya quedan bonitos en la mesa. Como por ejemplo las cookies con chips de chocolate. Las compré en Lidl en la sección de comida americana y les puse la cinta roja. Listos! Así de sencillo.

Creamos una zona de chuches, todas rojas, dentro de botes de cristal. Ya véis que el rojo era protagonista!

Puse fruta también, fresas, moras y arándanos. Pensaba que no tendrían éxito, y me equivoqué! Gustaron mucho. Y es que la fruta, cuando la ves bien puesta, te la comes seguro!

Todos los alimentos los fuimos poniendo en cositas que tenía por casa: pizarras, bandejas de madera, cestitos… Y también utilicé el cesto de Caperucita y una caja de fruta de madera para alzar el pastel.

Croisants, palmeritas, bocadillos en panecitos redondos,… Y en medio, un par de animales del bosque! Un osito y el ciervo de Navidad! 😀

Y así quedó la mesa de su segundo cumpleaños! A mi me encantó, tenía ese encanto de bosque y respiraba amor…

Espero que os haya gustado tanto como a mi, y que os animéis a hacer vuestras propias mesas dulces! O si bien queréis que os las montemos nosotros, nos enviéis un mail a info@estudizenna.com.

 

Un abrazo y hasta pronto,

 

Cristina