Este verano no hemos hecho una escapada ni muy lejos, ni de muchos días. Ya nos fuimos por Semana Santa a Nueva York (te hablaba de nuestro viaje en este post de aquí y en este otro). Pero si que nos fuimos un fin de semana con mis padres, hermanos y cuñados de escapada por La Garrotxa. Es una zona preciosa, y a nosotros nos encanta ir a montaña, tanto en invierno como en verano. En invierno para esquiar, y en verano para ir al río y bañarnos.

Pero esta vez, además de ir a visitar la montaña, también nos decantamos por hacer esta visita. El Parc Garrell. Me acuerdo que, cuando era pequeña, y mis padres me llevaban de colonias a una casa que se llama La Cot, cada vez veía unas estructuras hechas con ramas de árboles que me llamaba la atención. Y no sólo a mi, sinó que también acabó llamando la atención a bomberos y rurales. La gente se paraba en esa zona, se subía a las cabañas que se veían des de la carretera y colocó el pueblo de Argelaguer en el mapa.

El constructor era el señor Garrell. Un señor de Castellfollit de la Roca que estaba jubilado y se dedicaba a hacer estas creaciones, con el dinero de su bolsillo y en sus ratos libres. Estas construcciones eran preciosas, ingeniosas. Obras de arte más que construcciones para el ocio. Así que, al final, por el posible peligro que podían suponer, se las hicieron desmontar y construyeron una nueva carretera cerca.

Al final, creo que le cedieron la zona en dónde acabó creando el Parc Garrell, el lugar que fuimos a visitar este verano. Aquí hizo y dedicó sus últimas obras. Hay varias zonas de construcción siempre con su estilo peculiar. Si estáis por la zona de Besalú o Olot, no os lo perdáis.

 

Cómo visitar el Parc Garrell

Debéis dirigiros al pueblo de Argelaguer, y dejar el coche aparcado en el parking del polideportivo. Des de allí, ya veréis las indicaciones que van señalizando el camino hasta el Parc. Nosotros cogimos el cochecito y fue mala elección. De echo, no sé porqué lo cogimos, siempre vamos con mochila, pero ese día, aún no sé porqué, cogimos el carrito. Os recomiendo pues, que cojáis la mochila o el portabebés. Iréis mucho mejor, ya que, aunque el primer tramo es por camino asfaltado de carretera, luego entras en lo que es el Parc en si, y es todo de graba y arena. Es un bosque, así que, nada mejor que andar cómodos.

 

Y qué veréis en el Parc?

Pues la obra del Señor Garrell. Hay varias zonas, todas ellas bautizadas. Ahora no recuerdo bien el nombre de todas, pero encontraréis la fuente, un túnel, la tumba de roca, el huerto,… Allí insitu váis a ver marcada la ruta por el parque. No dura más de una hora entre salir y volver al coche. Eso si, no hay bar ni servicios. Así que os recomiendo que cojáis agua y comida para los peques, por si acaso.

 

 

Bueno, espero que os guste esta visita. Que si estáis cerca de aquí en alguna escapada, o si vivís cerca, que podáis ir a visitarlo porqué a los peques les va a encantar. Bueno, a peques y mayores, porqué a mi me encantó!

 

Un abrazo,

 

Cristina

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies