Siempre intento que los interiorismos de vivienda con los que trabajo, ayuden a desconectar de rutinas a todos los que los habitan. Por esto, y como os hablo en mi ebook que te regalo al darte de alta en nuestra newsletter «Cómo transformar tu casa en un hogar» te hablo de los sentidos y como ayudarlos a relajar, que no estén en tensión, harán que tu puedas desconectar y re-conectar contigo misma.

Por esto, hoy te traigo un listado de mis cuatro textiles más especiales y con los que siempre intento trabajar. El uso de cada uno de ellos dependerá de las temperaturas en las que estés: no será lo mismo un verano que un invierno. Así que, la elección de cuando usarlos dependerá de ti.

ALGODÓN

Sabes esa sensación de estar alojada en un hotel y meterte en la cama. Esa cama recién echa, con todas las sábanas tensadas, ese olor a recién lavadas? Pues esa sensación es la que intento tener cada día al meterme en mi cama de casa. Por eso siempre utilizo sábanas y fundas nórdicas de algodón, y si es de algodón orgánico aún mejor.

LINO

Llegar a casa, después de un día de trabajo intenso, en el que ya todos duermen. Y te apetece comerte un helado en el sofá. Cuchara de sopa en mano, acurrucada en el sofá y achuchando un cojín. Pues ese cojín, si es de lino, ya ni te cuento la sensación agradable. Ver cómo los hilos lo han ido tejiendo, su suavidad al tacto, su poca fuerza,… Me lleva directamente a la naturaleza.

PUNTO

Mi madre suele hacernos cuellos de punto en invierno. Una vez le pedí que me hiciera una manta, y al final acabó haciéndome dos. Son de lo mejor. Su tacto fino pero a la vez rugoso que le dan los puntos, hace que sea una de mis mantas preferidas en invierno para ponerme en el sofá. Aunque a veces también la coloco en los pies de la cama como decoración.

BORREGO

Llegar en frío invierno y desear entrar en calor de seguida. Una manta de borrego va a ser siempre tu aliada. Su tacto tan suave y natural te va a trasladar enseguida a las montañas tal Heidi. Es uno de los materiales más cálidos que tenemos y que nos hace irnos volando imaginativamente hacia las montañas.

Y estos son mis textiles favoritos. Todos ellos me trasladan a la naturaleza, así que espero que, si tienes ganas de desconectar, acudas a ellos en casa para que te puedan ayudar a relajar tu parte del cerebro que siempre está activa y pendiente de cualquier cosa. Así, y solo así, podrás relajarte.

Un abrazo y hasta la próxima,

Imágenes vía: Pinterest


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies