Otro año que dejamos a las espaldas. Dos mil diecinueve. Cuando empezamos con él, le dije a mi familia que este año lo petaría! Empezaba con mucho positivismo, y me ha dado un montón de cosas buenas.

He viajado en familia a países nórdicos

He empezado y terminado proyectos preciosos

Nos hemos quedado embarazados de nuestra segunda bebé

He tenido tiempo de calidad con mi familia y amigos

He tenido proyectos tanto de vivienda como comerciales

He conocido a gente maravillosa (las últimas, las chicas Vola)

Me han publicado en la revista «mi casa» (aquí puedes ver el artículo online)

Pero no todo ha sido bueno, evidentemente…

Me desmoroné por completo cuando me dijeron en verano que no íbamos a hacer un proyecto que tenía claro que si que se iba a llevar a cabo

He sufrido por mi bebé en la barrigui como no me había pasado nunca

He tenido que tomar la decisión de cerrar la tienda online (aunaque ahora estoy muy contenta de ello, fue una decisión que me costó horrores)

He pasado unos meses con náuseas que vaya telita…

Pero prefiero quedarme con lo bueno, y dejar lo malo atrás… Así que empiezo este 2020 con motivación máxima, porqué hay cosas que en 2019 me han quedado en el tintero y este año, LO VOY A RE-PETAR! 😎

Y es que si algo me ha dejado claro el 2019 es que el año irá como uno quiere que vaya. Antes no creía mucho en esto del positivismo y la visión, pero visto lo visto, funciona y voy a volver a usarlo. Porqué uno se siente mejor y consigue lo que quiere cuando está en modo «potente».

Dos mil veinte, agárrate que vienen curvas!!!

Deseo que todas tengáis un 2020 igual de bueno, cómo mínimo, que mi 2019!

Un abrazo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies