Buenos días a todos!!!

Cómo vais? Estáis heladitos? Modo cubito de hielo on? jejeje Aquí parece que no va a nevar (menuda decepción. Yo que me conformaba con solo una harinada! 🙁 ) así que ya puedo volver a guardar toda la ropa de esquí hasta el mes que viene, que nos vamos con la familia un fin de semana a la nieve.
Aún así, el frío sin nieve lo pasamos de lo mejor con la chimenea de leña. Y es que qué bien y qué a gustito se está allí cerca! 
Y dejo ya de hablaros del tiempo, porqué hoy es un día muy importante. Mi pequeñaja cumple un año. Madre mía! Un año! Si es que ha pasado volando que ni lo he visto! Hace un año estaba con contracciones en la ducha, dentro de mí; y ahora tengo una pequeña granujilla bichilla que no para quieta y que me comería todo el día a besos. Si es que muero de amor!
Dicen que el amor infinito no se conoce hasta que se es madre o padre. Es algo insólito. Aún no has conocido a la personita que llevas dentro y ya lo amas con todo el amor del mundo. Y cuando sale, y le puedes ver, tocar y abrazar, ya es flipante. Nace en ti un amor y un instinto de protección inimaginable. Será que somos un poco animales aún 😀

Me decían que ser madre me cambiaría la vida. No me la ha cambiado, sigue siendo más o menos igual. Con Arcadi seguimos haciendo lo que hacíamos antes, vale sí, no nos vamos de fiesta (porque la pequeñaja llega una hora de la noche a la que monta revinches mil), pero a cenar con los amigos si. Más bien me ha cambiado mi punto de vista de la vida. Se ha vuelto mi punto de mira. Todo lo que quiero hacer, lo quiero hacer con ella. Que quiero ir a hacer deporte, pues me la cargo en la espalda; que voy a comprar, me la llevo en el carrito. Y es que no quiero desaprovechar ningún minuto sin ella, puesto que ya bastantes horas pasamos trabajando como para desaprovechar las que quedan si les restamos las de dormir. O no? Y es que luego, giramos la vista atrás, y ha pasado un año y no nos hemos dado cuenta. 
Ya sabéis cómo soy, que me gusta prepararle cositas a la peque. Así que, no podía ser que ella no tubiera la tendencia que va llegando poco a poco aquí en cuanto a celebración del primer año de aniversario de los bebés: no le podía faltar un Smash The Cake! Así que, me puse manos a la obra. Y ya véis el resultado!

Queréis preparar uno vosotros también? Vamos a por la lista de materiales que utilizamos nosotros! 😀
PARA LA DECORACIÓN
Globos grises
Globos blancos
Globos rosas
Una caja de madera
El nombre de Dàlia
Un tutú rosa
Diadema para el pelo
Un conejito de peluche
Un alzador para pasteles
Pom pones de papel de seda rosa
Un número uno hinchable plateado
Cinta adhesiva
PARA LA TARTA
Bases de bizcocho
Nutella
270 gr Queso de untar
150 gr Mantequilla temperatura ambiente
Colorante alimentario
Manga pastelera
Fideos de colores
1 cucharadita de aroma de vainilla
Lo primero que hice fue montar la tarta. Quería que fuera una tarta vistosa, a conjunto con el resto de decoración, así que decidí hacerla en rosa! Cómo no! jejejej Compré bases de bizcocho echas en Mercadona (no tenía tiempo de ponerme a hacer una tarta “de verdad” y no iba a dejar que se comiera del todo el pastel, menudo subidón de azúcar tendría! Sólo le dejaría comer lo exterior, que está hecho de mantequilla y queso.  Cogí las bases y las corté más pequeñas, marcándolas con un bol de cereales para que me quedaran todas iguales. Las uní en vertical con un poco de Nutella, para que no se movieran. 

Luego preparé el recubrimiento. Batí con Thermomix la mantequilla, el queso de untar y la cucharadita de aroma de vainilla hasta que tube una textura buena para que se aguante bien como recubrimiento. Antes de ponerla encima de las bases, le añadí el colorante alimentario, cómo no, yo le puse rojo hasta que me quedó un color rosa pastel. 

Truco, si no se os aguanta bien, a la nevera un rato hasta que quede más firme. Luego para ir dándole la forma el más perfecto posible, con un cuchillo largo o espátula calentado con agua caliente. De perlas!
Con el sobrante de recubrimiento que me quedó, añadí más colorante e hice un rosa más fuerte, que utilizaría para hacer de borde de la parte superior.  Y encima añadí los fideos estos de colores, para darle un poco más de color. Y et voilà! 😀
Como os digo, sólo le dejé comer la parte externa, que no lleva azúcar. No quería que cogiera un empache de dulce!
La sesión se la hice en diez minutos, pero antes teníamos que montar todo el decorado. Tardé poquito también. Los globos son fáciles de colocar e hinchar, y el resto es decoración que ya tenía por casa. El uno si lo compramos expresamente, pero bueno. 
Si buscáis por internet, los bebés suelen ir sin body, pero yo no quería que fuera así, quería que fuera tapadita, así que, le dejamos un body blanco y estaba monísima con el turbante rosa y el tutú a juego. Aquí ya, cada uno decide lo que le gusta más!
Os aconsejo que la sesión dure poquito, ellos se cansan también de estar allí quietos. Y también que tengáis iluminación natural, complementada con luz artificial, para que quede el máximo de iluminado todo posible.
Y ya véis que el resultado es de lo más bonito! A mi me encanta, y sin duda lo volvería a hacer. 
Espero que os haya gustado la sesión y que os animéis a hacer algo así!
Un abrazo y feliz fin de semana, con besos alados! 😀

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies