Aún me parece estar viviendo un sueño… Y no de los que son buenos precisamente… Entré con contracciones al hospital creyendo todavía que el Coronavirus era una gripe y cuando salí el mundo había cambiado por completo… Parece mentira cómo ha ido cambiando todo en pocos días. Pasé de ver lo que estaba pasando en China como algo muy lejano, y con poco tiempo ha llegado aquí para quedarse un tiempo. Nos ha pillado desprevenidos. Nunca hubiera imaginado vivir una pandemia, y miradla…

Al día uno de salir del hospital, ya nos avisaron que nada de visitas a la peque y que esto iba en serio. Al día tres, tenía muchas ganas de llorar. No quería que Dàlia me viera, así que me iba al baño a desahogarme un rato entre toma y toma de Blanca. Algo un poco surrealista, la verdad. Las noticias que leía de Italia me afectaban. Y al poco, tenía la necesidad de ayudar a todas estas personas que están a primera linea del Coronavirus, salvando y cuidando a personas, arriesgando su propia salud. Así que, con tres médicas a la familia, les pregunté con qué podía ayudar y me puse a coser gorros porqué el material EPI no les llegaba y ya no tenían protecciones.

Y es que he pasado de la tristeza en lágrimas a la motivación para ayudar. Y esto es lo que quiero seguir haciendo con zenna, ayudar a las personas a ese derecho de vivir y trabajar en espacios que les hagan sentir bien y les saque lo mejor de ellas mismas. Unas viviendas saludables, que cuiden de ti y de los tuyos, de vuestras relaciones, que te conecten contigo mismo y la naturaleza.

No me imagino pasear por las calles de la ciudad y que no haya comercios abiertos. Son los que dan vida. Así que, quiero ayudarte a que tengas ese espacio comercial que tanto necesitas, adaptado a la época a la que vivimos y que puedas seguir adelante con tu negocio, incluso facturando más.

Estas seis semanas que hemos pasado de mi baja de maternidad, me parece que han volado ahora que miro atrás. Blanca tiene ya un mes y medio (mes y medio!) y aún todo lo que está sucediendo, estamos bien y juntos en casa. Y yo vuelvo a coger agenda para ir programando como voy a ayudar a mis clientes, tanto con sus hogares como con sus negocios.

Y tu, cómo llebas el confinamineto del coronavirus?

Un abrazo,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies