Solía empezar mis posts en el blog de septiembre con mis preferidos del catálogo de Ikea, pero este año no hay nada en él que me rechifle a parte de algunas piezas decorativas que ya os enseñaré porqué las tengo en casa y las voy a utilizar en uno de mis próximos posts. Así que, me he decidido a enseñaros el antes y después de una habitación que hemos «restylineado» (seguro que esta palabra me la he inventado total, qué le vamos a hacer jaja).

Os cuento un poco más la historia… Hace unos años, hicimos la reforma de su casa (os dejo aquí el link para que veáis cómo quedó finalmente, y también para que veáis el gran cambio que hicimos en ella y también nuestro video de youtube dónde os lo explicamos). Pero, se acabó el presupuesto, y no pudimos hacer las habitaciones de los hijos. Y desde entonces, la hija les pedía que le hiciera un restyling en su habitación, como había hecho en la de sus padres. Así que, sin ella saberlo ni su hermano tampoco, los padres me llamaron en Junio para que les hiciera el restyling sorpresa. Preparamos toda la documentación, los moodboards, presupuestos, listas de productos a comprar,… Y luego se lo presenté a sus padres, que les encantó las ideas.

ANTES Y DESPUÉS, QUÉ APROVECHAR?

Debíamos aprovechar los muebles que ya tenían en sus habitaciones, pero me dejaban «hacer limpieza» y sacar algunos de ellos, puesto que había aglomeración de mobiliario. Y luego, añadiendo un toque aquí, otro allí; pintando paredes, reorganizando mobiliario y cambiando textiles, conseguimos éste efecto tan romántico y actual para la habitación de la hija.

las fotos del antes

Antes de comprar nada, pero si haciendo la redistribución según lo que los padres me contaron de cómo ella utilizaba su habitación, qué le gustaba, cuáles eran sus preferencias decorativas,… Hicimos un encuentro con ella y le dimos la sorpresa. Así comprobamos que todo lo que había propuesto a ella le encantaba.

las fotos del después

Es una chica muy coqueta a la que le gusta tener su espacio para estudiar. Así que, separamos con la cama los dos espacios importantes: la zona de escritorio, y la zona de vestirse. Así, podía concentrarse con las dos cosas, sin necesidad de tener elementos que la estorbaran.

Una buena luz tanto general como en las zonas de estudio y de la mesita de noche, para que pueda ver bien en las dos zonas cuando esté en ellas. En la zona de estudio, para hacer los deberes y estudiar, y en la de la mesita de noche, para cuando lea antes de ir a dormir o se despierte a media noche y se levante a oscuras.

Y hasta aquí mi post de hoy, este primer post de septiembre, que espero que os sirva para ver que, aunque usemos los mismos muebles, los estilos son distintos y la habitación va a cambiar mucho. Que a veces la inversión a hacer no es de una gran cantidad, sino de calidad y acertada.

Así que si estás pensando en hacer un cambio en tu casa y no te decides, puedes enviarnos un correo a info@estudizenna.com y estaremos encantados de resolver cualquier duda.

Un abrazo enorme, y hasta la próxima!

Cristina

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies