Quiero hacer una reforma, ¿Y ahora qué?

Muchas veces os ponéis en contacto con nosotros para consultarnos qué debéis hacer si tenéis una reforma en mente, cómo van los tiempos, si podéis empezar a la semana siguiente,… Un mar de dudas que siempre os resolvemos y que nos gustaría explicaros hoy un poco en este post para poderos ayudar si tenéis en mente hacer una reforma en vuestra vivienda o espacio de trabajo.

 

Tener claro qué reformar y a qué afecta

Cuando reformamos un espacio, tiramos una pared al suelo, cambiamos baldosas del baño,… Hay otros elementos o espacios que se ven afectados. A simple vista puede parecer que no tienen afectación, pero en realidad si. A veces, cuando tenemos reuniones con vosotros, os sorprendéis de que así sea y que ya hayamos pensado en cómo solucionarlo. Nuestro trabajo es esto, anticiparnos a todo lo que puede ocurrir en una transformación de espacio y tenerlo en cuenta. Es muy importante tener todas las afectaciones bajo control para que haya el mínimo de sorpresas una vez empiece la reforma.

 

Visitar a un profesional

Y no estamos hablando de un constructor, un lampista o un carpintero. Antes de hacerles la primera visita para pedirles presupuesto, debemos saber exactamente qué es lo que queremos. Haberlo estudiado y saber qué funciones, dimensiones y estética debe tener.

Se trata de acercaros a un profesional del interiorismo que compacte todas las ideas que tenéis y las plasme en el proyecto, para que al final, no sea un espacio anudino con muebles, sino que se vea todo integrado y pensado. Que os acoja, que os haga sentir bien, que cumpla con sus funciones y que esté bien dimensionado. Además, como profesionales, os podemos enseñar cómo va a quedar vuestro espacio antes de vivirlo (y os adelanto que la realidad siempre supera la ficción). Cómo interioristas pensamos en todos los elementos que hay en el espacio y cómo va a quedar todo el conjunto. Cómo os váis a sentir en él y cómo lo váis a vivir.

 

Saber qué presupuesto quiero destinar a la reforma

Ésta es una de las preguntas que más nos cuesta haceros, pero que es básica para poder empezar a trabajar. Porqué no es lo mismo tener un presupuesto de X, que permitirá hacer una cantidad de cosas; o tener un presupuesto de Y, con el que podremos hacer otro tipo de intervención. Así que, lo importante es que encontréis un momento para hacer números y saber qué cantidad queréis invertir en vuestro espacio, que al final es una inversión en vosotros mismos.

 

 

 

Qué plazos de tiempo voy a tener que seguir

Siempre decimos que cuanto antes empecemos a trabajar en el proyecto mejor. Porqué más tiempo vamos a tener para hacer elección de materiales, estudiar bien el espacio, preparar toda la documentación técnica para poderla pasar a los industriales, poder hacer presupuestos,… Así que, si hablamos de plazos de tiempo, a nuestra forma de ver, cuanto antes mejor.

Y si nos decís el mínimo, debemos contar con unos dos meses aproximadamente antes de querer empezar. Deben tomarse medidas, preparar un proyecto, hacer un primer encuentro de presentación, realizar los cambios, preparar toda la documentación para los industriales, que ellos hagan presupuestos, reunir el resumen económico, aceptar presupuestos y pedir el permiso al ayuntamiento. Muchos trabajos a realizar antes de poder empezar con la reforma.

 

Disfrutar del proceso

Esto es lo que hacen nuestros clientes: disfrutar del proceso de la reforma. En otro post hablaremos de cómo os sentís en cada fase de obra, porqué hay un patrón que todos más o menos seguís, pero lo importante es disfrutar de todo el proceso. Des de la ilusión por realizar el proyecto, pasando por todo el proyecto de estudio, la reforma y finalmente el vivir el espacio.

Vivimos las reformas con mucha pasión, nos gusta visitarlas, revisarlas, ver que todo va encajando y va tomando forma. Cómo se transforman los espacios, cómo se encuentran los materiales los unos con los otros,… Nuestra pasión es ver el cambio que hacemos en ellos, y lo disfrutamos un montón. Y queremos que esta pasión nuestra, la viváis de la mejor forma: sin preocupaciones.

 

 

Espero que este post os sirva para poder saber qué debéis tener en cuenta antes de hacer una reforma, cuáles son aproximadamente los tiempos para empezar y que os animéis a contactar con un profesional para poder ahorraros dolores de cabeza y aseguraros que todo va a quedar de ensueño.

 

Un abrazo,

 

 

Cristina