ANTES Y DESPUÉS DE UNA DULCE COCINA

El cambio que vamos a ver hoy, es de una cocina. Una cocina de hace unos 25-30 años, que la clienta quería cambiar. Quería quitar las cerámicas, que algunas de ellas se estaban cayendo debido al paso del tiempo; cambiar los muebles, que eran hechos en madera de roble barnizada y con molduras. Además, el zócalo de los muebles era de obra, y necesitaba cambiarlo para redistribuir la cocina y mejorar su funcionalidad. Toda una serie de cambios, para acabar construyendo una dulce cocina. Y, sino, vedlo vosotros mismos.

El brieffing

La clienta quería una cocina distinta. Que fuera blanca y tuviera más luz, que la funcionalidad fuera lo suyo, porqué ahora tenía unos muebles muy altos hasta el techo a los que no podía acceder con facilidad; unos bajos de los muebles con cajones, para poder sacar siempre todo lo que queda en el fondo y nunca vemos. En definitiva, quería una cocina distinta a la que tenía. Los electrodomésticos, algunos de ellos, los quería conservar porque eran nuevos, pero de los muebles, ninguno. Y su ilusión, era tener una isla.

El cambio

Así que, dicho y hecho. Diseñamos una cocina funcional, blanca y acogedora. Y con una isla! Una cocina diseñada en forma de L, con un mueble persianero para guardar todos los pequeños electrodomésticos del día a día. En la parte larga de la L, el fregadero y la cocción. Muy funcional para poder trabajar rápido y sin ensuciar. Y la zona de la isla, para los desayunos. Cálida con las lámparas que hemos puesto encima y los taburetes en madera que ellos mismos escogieron y que dan ese punto final de calidez al espacio. Espero que te guste el cambio!

Y ya sabes, si quieres hacer una reforma en tu casa, aquí estoy para ayudarte! Puedes pasarte por la sección de nuestra web «Para tu casa» y allí encontrarás muchas formas en las que te puedo ayudar a hacer de tu casa, una casa de ensueño.

Un abrazo, y hasta la próxima.

Cristina